NADIE DIJO QUE FUERA FÁCIL.

Nos encontramos en unas circunstancias excepcionales en el contexto socio sanitario que nos rodea como consecuencia del covid19, que está descolocando todas las previsiones y planes de trabajo en nuestro entorno. No obstante, desde la Oficina de Gestión y Coordinación de la Feria de Teatro de Castilla y León/Ciudad Rodrigo hemos continuado trabajando intensamente desde nuestras casas en la organización de la 23ª edición, de la Feria de Teatro. Las limitaciones sociosanitarias de prevención y control de la pandemia, así como las circunstancias actuales del sector escénico suponen unas dificultades adicionales a la organización de un evento como la Feria de Teatro, pero consideramos que nuestra obligación como gestores es buscar soluciones y estudiar todas las alternativas posibles. Por ello, queremos comunicar que trabajamos por hacer una edición especial de la próxima Feria de Teatro, que mantiene sus fechas previstas, aunque implique reajustes importantes en la programación, en los espacios de representación y en los modelos de trabajo que afectan a la participación.

 

Estamos rediseñando la Feria de Teatro para adaptarla a las nuevas circunstancias, esperando que las condiciones para artistas y públicos nos permitan abordar una edición distinta y que las limitaciones obligadas por seguridad e higiene puedan hacer viable una programación sostenible, si bien aún no se conoce con detalle los protocolos de trabajo para las AA.EE. que condicionarán nuestras acciones. Por ello, trabajamos con todas las cautelas del mundo.

 

Además de cambios en la logística organizativa, también promoveremos algunas acciones virtuales y on line que ayuden a complementar la programación. No queremos perder el principal valor de la Feria de Teatro, que es poder mostrar en vivo un gran número de espectáculos en un periodo concentrado de tiempo, tanto para los profesionales como para el público, pero tenemos que velar porque todo ello se produzca en las condiciones adecuadas, tanto en la seguridad como en el plano artístico.

 

Afrontamos la organización de la próxima edición con responsabilidad máxima, pero trabajando en condiciones de gran incertidumbre con todas las precauciones posibles, conscientes de que en cualquier momento los indicadores de recuperación de los efectos del covid19 pueden desaconsejar o impedir la realización de la Feria de Teatro, así como las limitaciones por seguridad e higiene la hagan inviable. Pero creemos que ahora es más importante que nunca reencontrarse con la cultura y generar oportunidades de encuentro. Así nos lo han hecho saber también las instituciones que hacen posible la Feria de Teatro, a quienes agradecemos su respaldo y confianza. Intentamos trabajar con la sensatez adecuada, y asumimos los sobreesfuerzos que la situación implica.

Estamos redefiniendo la programación manteniendo los plazos habitualmente previstos por lo que a mediados del mes de junio ya habremos comunicado a todas las compañías que presentaron propuestas las decisiones tomadas, y abriremos el plazo de inscripción de profesionales a finales del mes de junio. Sin duda tendremos que tomar medidas que afectarán a una reducción de compañías, de profesionales acreditados y número de espectadores, pero sin perder las señas de identidad de las ediciones anteriores.

Trabajaremos para que la 23 Feria sea un homenaje a los todos los profesionales de las artes escénicas y al público. Las artes escénicas, que son una actividad esencialmente “social”, y el cumplimiento de las medidas sociosanitarias y de distanciamiento social condicionará nuestras iniciativas, pero tenemos la responsabilidad de hacer posible una edición especial, distinta, por compromiso con el sector y por nuestra responsabilidad e implicación con el territorio.